El SIDA comienza con una infección por VIH.

El VIH o virus del sida se caracteriza por su lenta progresión. Esto quiere decir que actúa tremendamente despacio hasta conseguir ponernos enfermos.

Cuando nos contagiamos se produce algo parecido a una gripe común. Podemos sufrir fiebres, malestar general, dolores musculares que desaparecen a los pocos días.

Pero el mal ya está hecho, el virus ha penetrado en nuestro organismo e irá debilitando poco a poco nuestro sistema de defensas contra las infecciones.

Es posible, que las personas infectadas con el VIH no presenten sintomas durante 10 años o más, pero durante este periodo, le pueden trasmitir la infección a otros.

Sin embargo, llega un momento en que nuestras defensas han disminuído tanto, que empezamos a no ser capaces de enfrentarnos a infecciones u otros procesos, que serían poco importantes para sujetos sanos.

Cuando el virus consigue ponernos enfermos, las patologías que el paciente desarrolla van en función del grado de deterioro de sus defensas:

● Aparecen lesiones en la piel, como la dermatitis.

● Perdida de peso.

● Diarrea

● Algunas infecciones que pueden estar controladas por las defensas del paciente pueden reaparecer. Es el caso de la tuberculosis, una de las primeras

infecciones que desarrollan muchos pacientes.


external image S_M_nina_birmana_anos_enferma_sida%5B1%5D.jpg

Apartir de ahora, si el paciente no recibe tratamiento contra el virus, empiezan a aparecer las primeras infecciones graves:

● Infecciones gastrointestinales, que producen diarrea crónica

● Mayor pérdida de peso

● Y en general, un comportamiento mucho mas agresivo de las infecciones más habituales

● Si disminuyen aún màs las defensas del sujeto, los problemas infecciosos se hacen cada vez más difíciles de controlar y el paciente comienza

a padecer mas de una infección a la vez.

La muerte llega por una de estas infecciones o por la aparición de tumores. Otras veces, la muerte llega por una desnutrición extrema con pérdida de peso, producida por varias infecciones a la vez en el tubo digestivo que producen serias diarreas.

Esto, es lo que les ocurriría a los sujetos con sida ANTES de que se descubrieran fármacos capaces de controlar el virus. Un sujeto infectado que recibe un tratamiento correcto es capaz de mantenere sus defensas suficientemente sanas como para no presentar ninguno de los problemas e infecciones que hemos dicho.

lagrimeoNTnva.jpg